Autocuidado

Por qué Autocuidado

Con una experiencia de más de veinte años en la atención del paciente oncológico y su familia, la Fundación SALES las ofrece en forma gratuita estas actividades de Autocuidado, que en varios países se consideran muy importantes, al punto que anualmente se tratan en un congreso mundial en los Estados Unidos.

Las medicinas que provienen de la investigación científica, tienen mayor efecto si el paciente está en mejores condiciones, a través de las medicinas complementarias. O sea, ante un cáncer, el paciente podrá recuperarse mejor, según lo que ponga de sí a través de ellas.

El cáncer no se puede atribuir sólo a causas orgánicas; es necesario integrar el cuerpo con la mente, y una de las fuentes más poderosas de energía para enfrentar el cáncer, son nuestras relaciones.

Actividades de este mes:

4/2 Reiki y Yoga
12/2 Psicología y Nutrición
18/2 Cuencos tibetanos, gimnasia y meditación
25/2 Psicología, Actividad Física y Médico.
El Grupo se reúne los sábados en el Colegio Champagnat de Buenos Aires, Marcelo T. de Alvear 1600,  generalmente de 9.45 a 12. En el mismo Colegio se realizan todas las actividades complementarias.

Qué es el Grupo de Autocuidado en Cáncer para enfermos, familiares y cuidadores

Cuando a una persona se le diagnostica cáncer se produce un impacto emocional, que abarca también a su familia, a sus amigos y a su entorno. Cambian muchas cosas en los distintos ámbitos de la vida y surgen sentimientos, situaciones y problemas desconocidos hasta ese momento.

El Grupo de Autocuidado de la Fundación SALES tiene como principal objetivo mejorar la calidad de vida de los pacientes, trabajando junto a ellos, sus familiares, amigos  y cuidadores. Fue creado en 1994 por la Fundación SALES con el apoyo de  la licenciada Susana Blum.

Contó desde entonces con la participación de centenares de pacientes, familiares y allegados que han demostrado un alto grado de compromiso y adhesión.

La dinámica grupal que se propone permite un intercambio muy rico de experiencias entre las personas que viven situaciones similares. Las vivencias de una persona son útiles para el resto de los asistentes, que obtienen así información valiosa y diversa, fruto de los numerosos testimonios.

No importa el estadio ni la localización de la enfermedad: todas las personas pueden participar de forma gratuita en el grupo y aprovechar  un lugar donde expresarse con total libertad.

La participación de pacientes “libres de enfermedad” es fundamental para el resto del grupo, porque son referentes, fuentes de información y experiencia para quienes recién comienzan los tratamientos. Resulta valioso para el paciente el intercambio de percepciones y experiencias con estas personas, muchas de las cuales participan en el Grupo desde hace dieciséis o más años.

Cómo participar en el Grupo

Los pacientes y sus relacionados pueden comunicarse de 9 a 21 hs. al 4314-2222 o info@cancerconciencia.org.ar para más información.

El Grupo se reúne los sábados en el Colegio Champagnat de Buenos Aires, Marcelo T. de Alvear 1600,  generalmente de 9.45 a 12. En el mismo Colegio se realizan todas las actividades complementarias.

4/2 Reiki y Yoga
12/2 Psicología y Nutrición
18/2 Cuencos tibetanos, gimnasia y meditación
25/2 Psicología, Actividad Física y Médico.

Los profesionales del Grupo Gratuito de Autocuidado


susana-blumsw

Susana Blum , Coordinadora para pacientes.  Licenciada en psicología (U.B.A) Psicooncóloga y terapeuta familiar. Primer contacto con la especialidad con el doctor Carl Simonton, en Estados Unidos; durante 15 años perteneció al grupo del doctor José Schavelzon, el médico que introdujo la Psicooncología en la Argentina. Actualmente pertenece al Capítulo de Psicooncología de la Asociación de Psiquiatras Argentinos – APSA y del Comité de la Asociación Médica Argentina (AMA). Psicología. Es un espacio terapéutico y de intercambio con otras personas afectadas por la misma enfermedad. Dedicado a personas de ambos sexos.

Reflexiones de Susana Blum:
Diagnóstico
Autocuidado

monica-chavessw

Mónica Chaves, Coordinadora para cuidadores, familiares y amigos. Psicóloga. Terapeuta Familiar y Psicooncóloga. Cuidados Paliativos. Miembro de la Comisión Directiva de AAPSO (Asociación Argentina de Psicooncología). Psicología para familiares y amigos. Es un espacio terapéutico para hablar de sentimientos, compartir experiencias con otras personas que pasan por la misma situación, aprender nuevos recursos para afrontarla y mejorar la calidad de vida personal y de toda la familia.

Reflexiones de Mónica Chaves:
Familiares y amigos del paciente
Compartir en familia
Resiliencia
Emociones en la familia

Actividades complementarias

Reiki: despertar las posibilidades de auto-sanación natural

A cargo de Alicia Beatriz Pavan, Instructora en salud, alimentación y actividad física. Master en reiki y docente naturista

Nutrición: la dieta adecuada es esencial para el paciente con cáncer

A cargo de Salvador Franco, Profesor en Ciencias Biológicas y Licenciado en Gestión Educativa, especializado en Nutrición

Cuencos tibetanos, una calma reparadora

A cargo de Graciela Del Franco, quien dirige prácticas de meditación y armonización sonora

Gimnasia relax y masaje: el cuerpo como totalidad

A cargo de María Cecilia Ardoy, Profesora Nacional de Educación Física. Lic. en Actividades Físicas y Deporte, Orientación en Salud (UFLO) 

Actividad física: Cada pequeño esfuerzo multiplica las fuerzas que un paciente necesita

A cargo de Gabriela Martín, Profesora nacional de educación física

El yoga, una sabiduría milenaria

A cargo del profesor Héctor Ángel López Quina, Instructor Nacional de Yoga y Meditación, discípulo Directo de Mataji Indra Devi

Reflexiones

Susana Blum

Diagnóstico Autocuidado
Autocuidado: el paciente debe ser protagonista de su tratamiento

Mónica Chaves,

Familiares y amigos del paciente
Compartir en familia
Resiliencia
Emociones en la familia

Alberto Cubero

Los cuidados paliativos

Alicia Beatriz Pavan

Reiki: despertar las posibilidades de auto-sanación natural

Salvador Franco

Nutrición: la dieta adecuada es esencial para el paciente con cáncer

Graciela Del Franco

Cuencos tibetanos, una calma reparadora

María Cecilia Ardoy

Gimnasia relax y masaje: el cuerpo como totalidad

Gabriela Martín

Actividad física: Cada pequeño esfuerzo multiplica las fuerzas que un paciente necesita

Héctor Ángel López Quina

El yoga, una sabiduría milenaria

Ante el diagnóstico de cáncer


susana-blumsw
Lic. Susana Blum

Psico-oncóloga de pacientes

El cáncer tiene un efecto expansivo dentro de la familia. Con el diagnóstico se produce generalmente un giro de 180 grados en las funciones y rutinas familiares. No hay una manera correcta de sentirse con respecto al diagnóstico.

No es fácil estar del otro lado de la cama oyendo la novedad que alguien que usted ama está padeciendo una enfermedad grave.

Muchas veces los miembros de la familia, especialmente la pareja, están bajo enorme estrés a veces tan grande como el del enfermo de cáncer. Suelen tener la misma sensación de desesperanza e indefensión, ira, ansiedad y todas las emociones negativas que experimenta su ser querido con cáncer.

En el trato cotidiano, el paciente con cáncer puede sentirse frustrado cuando su familia lo trata igual que antes de la enfermedad (yo que estoy tan enfermo…) o enfurece si es tratado como una persona inválida.

Las emociones conflictivas llegan a ser menos alarmantes cuando se comparten y eso quiere decir hablar de ellas. Por consiguiente, la regla básica para ayudar a aliviar la tensión de la familia provocada por la presencia de la enfermedad y por muchas otras situaciones es: comunicar, comunicar, y comunicar. No es una tarea fácil, pero es una habilidad que puede ser aprendida, mejorada con la práctica, y es capaz de resolver muchos problemas. A esta altura es muy conveniente incluir la persona del psiconcólogo en la familia.

A veces familiares y amigos, especialmente estos últimos se alejan inconscientemente de la persona con cáncer. Este abandono puede ser físico, cuando los amigos realmente se apartan, o emocional cuando su reacción frente al cáncer hace que la conversación se vuelva forzada, estéril, que es como si se hubiesen alejado.

Si para la persona sana los contactos sociales estrechos propician una vida más saludable y prolongada, para un enfermo de cáncer son indispensables.

La amistad es buena y la soledad no deseada que puede ser el resultado de la reclusión del paciente o del abandono de este por parte de sus familiares y amigos, no es aconsejable y es oportuno buscar una solución en la medida de lo posible.

Estoy hablando de las dificultades que algunas veces surgen sobre todo al comienzo de la enfermedad. Recientemente una paciente operada de cáncer de esófago me comenta que cuando oyó el diagnostico “a uno se le abre el piso, el mundo”. Inmediatamente compartió conmigo que su familia y amigos están presentes en todo momento, “quizás por demás”.

Con probabilidad los amigos y familiares están ansiosos por ayudar a su ser querido enfermo y no quieren abandonarle, lo que sucede es que muchas veces no saben cómo actuar y están asustados. Es común que el único tema en el cual piensan, es la enfermedad, no obstante se esfuerzan para que la palabra “cáncer” no asome a sus labios en presencia del amigo enfermo. Podríamos decir que se sienten ineptos porque quieren ayudar y no saben como hacerlo.

Corresponde al paciente abrir la comunicación, llorar, hablar de sus miedos, sus sentimientos a sus familiares y amigos íntimos a fin de retomar la vida compartida y contar con su apoyo en la lucha por su recuperación.

Como dije anteriormente, esto se facilita con la colaboración del psicooncólogo, que no trata la enfermedad sino al paciente, su familia y sus amigos.

Bibliografía
Marion Morra and Eve Potes: Triunph chapter 8 For family and friends
New York, Avon books
Sontag, Susan: Illness as metaphor New York, Vintage books, 1977

Autocuidado: el paciente debe ser protagonista de su tratamiento


susana-blumsw
Lic. Susana Blum

Psico-oncóloga

¿Si pusiéramos el acento en mejorar la persona y no sólo combatir su enfermedad?

Hace tiempo se veía al cáncer como una enfermedad en un órgano, combatiéndolo con cirugía, quimioterapia o radioterapia. Hoy se considera al paciente en su unidad física y emocional, orgánica y psicológica. El paciente no debe ser testigo sino protagonista del tratamiento. Debe recibir y también poner de sí.

En el amor arranca la energía. Si lo bloqueo, bloqueo la energía. El bloqueo suelen causarlo las emociones reprimidas por miedos, culpas o resentimientos. Comprender la psicología de la culpa y la vergüenza. Decir sí a la culpa es decir no a la vida: culparnos por equivocarnos y no ser perfectos, convierte al cuerpo en un criadero de enfermedades. El ser víctimas bloquea la curación. El amor se expresa en la fe, la familia, los amigos, la vocación. La oración es válida: se hicieron muchas experiencias con grupos que rezaban y otros que no; en los primeros la medicina tenía más efecto.

El perdón libera.

La psicoterapia calma la ansiedad del paciente y enseña a mejorar la calidad de vida, pues hay un diagnóstico no fácil de aceptar. Enseña que el “cáncer” no es sinónimo de “muerte” y que las terapias mejoraron. Con la ansiedad, la psicoterapia utiliza relajación y visualizaciones positivas.

Dice la psico oncóloga Anne Schützenberger (París):Todos los días y bajo todos los puntos de vista, estoy cada vez mejor. Repetirlo 20 veces por día, hasta que lo inconsciente se empape. Buena parte de los pacientes se recuperan. Cuando se sienten mejor y los estudios son satisfactorios comienzan a retomar su vida habitual. Es una etapa feliz para ellos y sus familias

En la Fundación SALES hace 35 años que luchamos contra el cáncer, con científicos de excelencia y con el Grupo de Autocuidado que da apoyo psico-oncológico gratuito, orientación nutricional, ejercicios físicos, yoga y reiki.

Familiares y amigos del paciente


monica-chavessw
Lic. Mónica Chaves

Psico-oncóloga de cuidadores

Los pacientes y sus familiares y amigos sufren el cáncer: se trabaja con ellos en forma conjunta o separada. La terapia familiar es aconsejable. El cáncer suele producir crisis familiar. El paciente no está aislado de su familia; debe lograrse una mejor comunicación, toma de decisiones conjuntas, compartir lo que cada uno siente y necesita.

El “cuidador” principal es quien acompaña al paciente más estrechamente. Hay que protegerlo por la función que cumple para que pueda ocuparse también de su bienestar físico y emocional.La tendencia a la sobreprotección del paciente es frecuente; también que el cuidador abandone sus actividades ante la crisis. En la psicoterapia, la familia aprende a promover el cuidado y la salud de cada uno.

Los seres humanos somos cuerpo, emociones, mente, espíritu y nacemos y crecemos dentro de una familia. La familia no es ajena a lo que le sucede a cada uno de sus integrantes. También nos vinculamos con otros grupos sociales como amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc.

Se van entretejiendo modos de vinculación de manera inconciente. Y van sucediendo acontecimientos que los van transformando: casamiento, nacimientos, fallecimientos, alegrías y tristezas que se van compartiendo.

¿Qué pasa dentro de la familia cuando a alguno de sus miembros se le diagnostica cáncer? Generalmente al principio todos quedan paralizados, con un sentimiento de incredulidad “No puede estar pasando esto”, es lo que llamamos el stress del diagnóstico. Como rápidamente hay que ponerse en acción: estudios, análisis, consultas, todos están un poco aturdidos.

¿Qué actitud tomar? En estas notas desarrollaremos los temas que consideramos más importantes para afrontarlo:

El cáncer no es una experiencia positiva, sin embargo puede usarse de manera positiva dentro de la familia. Desarrollar una actitud positiva y esperanzadora, punto de apoyo para compartir en familia.

Acompañar al paciente a la consulta médica es muy importante. Está comprobado que es muy difícil que el paciente solo pueda retener toda la información. Que alguien más escuche y puedan plantearse las dudas. Así se va construyendo la comunicación familiar sobre la situación, compartiendo la información y ayudando a la persona a tomar las decisiones del tratamiento. Además del apoyo emocional.

Es importante que todos los miembros de la familia compartan la información. Esto incluye también explicarles a los hijos, adecuando la información a la edad e inquietudes. Que puedan participar les permite calmar sus ansiedades y sentirse útiles e integrados.

Por otro lado, la organización familiar también cambiará. Habrá que hacer ajustes para adecuarse. Que todos participen y al mismo tiempo que puedan continuar con sus actividades, sin sentirse culpables. Cuidar el bienestar del paciente y de la familia.

La posibilidad de reconocer y hablar sobre los sentimientos dentro de la familia es una fuerza positiva hacia la recuperación. Es normal que todos sientan miedo al principio, querer ocultarlo solo traerá aislamiento. Otros sentimientos irán surgiendo, y el compartirlos es positivo. A veces las familias no están acostumbradas a expresar sus sentimientos, esto se puede aprender. En el grupo para familiares tratamos estos temas.

El amor es uno de los pilares de la sanación. Sentirlo, expresarlo y compartirlo en familia nutre a cada miembro, crea una cohesión y fortaleza para afrontar las dificultades.

También es positivo buscar apoyo en amigos, familia extensa, compañeros. Es cierto que a veces hay personas del entorno que se alejan, y también es cierto que otras personas se acercan. Buscar sostén en las que pueden acompañar y perdonar a las que no. En los grupos del Programa de Autocuidado se forman vínculos de apoyo mutuo.

Esta enfermedad, a veces es difícil no solo para los pacientes sino también para los familiares que los acompañan.” Expresó Mirta, mamá de una paciente. Es por eso que en la Fundación Sales atendemos no sólo a los pacientes con cáncer, sino también a sus familiares y amigos. Pues el bienestar personal y familiar son partes de un todo.

En la Fundación SALES hace 35 años que luchamos contra el cáncer, con científicos de excelencia y con el Grupo de Autocuidado que da apoyo psico-oncológico gratuito, orientación nutricional, ejercicios físicos, yoga y reiki (inscripciones o más información info@sales.org.ar o 011-4371-9595).

Resiliencia


monica-chavessw
Lic. Mónica Chaves

Psico-oncóloga

Resiliencia es la capacidad del ser humano para hacer frente a experiencias adversas, sobreponerse y salir fortalecido, o sea creciendo.

La resiliencia se aprende, no se nace con ella. Algunos la desarrollan sin ser conscientes de ello, y otros la aprenden de manera más consciente. Esto quiere decir que es un cambio que todos podemos hacer para afrontar los problemas de la vida.

En los grupos para familiares y amigos de pacientes con cáncer trabajamos estos temas. Pues así como hay una resiliencia individual, digamos, hay también una resiliencia familiar. Es la capacidad como familia de aprender nuevos recursos para afrontar la difícil situación del diagnóstico de cáncer a uno de sus miembros.

Algunos pilares de la resiliencia familiar son la comunicación fluida, el apoyo emocional, esto es la aceptación y la confianza mutua de lo que cada uno siente.

Importa  la flexibilidad dentro de la familia, otro factor de resiliencia. La familia seguramente tendrá que hacer cambios en su organización, y también se modificarán algunos roles. Hay familias que quieren mantener todo “como antes” y esto es muy difícil. Porque de ser así seguramente alguno de sus miembros se verá sobrecargado, otros al margen, y alguno desorientado.

El hecho de que un familiar esté enfermo cambia todo. Los tratamientos imponen un ritmo diferente en la familia. Entonces, trabajamos en función de esto para aprender a redefinir los roles, donde cada familiar tendrá un protagonismo, adecuado a la edad, claro. Los niños también pueden colaborar. Por ejemplo, si el papá está descansando porque vino de la quimioterapia podrán encargarse de llevarle algo para beber, o si son más grandes le pueden leer el diario, etcétera.

La flexibilidad entonces dirige a la familia a reubicarse, cada uno de acuerdo a su posibilidad, y en función del bienestar de todos sus miembros. Buscar soluciones o alternativas a las situaciones que se van presentando será tarea de todos juntos.

Otro factor resiliente es darse el permiso de disfrutar. La alegría y el humor son fuentes que reconfortan y dan energía. En estos momentos es bueno promoverlos en familia, y también impulsar a cada uno para que desarrolle aquellas actividades que disfruta. Actividades en conjunto, como organizar una cena, o una salida familiar. O reunirse con otros familiares o amigos.

A veces no son costumbres que tengan las familias, esta es una oportunidad para desarrollar nuevas maneras de estar juntos.

En la Fundación SALES hace 40 años que luchamos contra el cáncer, con científicos de excelencia y con el Grupo de Autocuidado que da apoyo psico-oncológico gratuito, orientación nutricional, ejercicios físicos, yoga y reiki (inscripciones o más información info@sales.org.ar o 011-4371-9595).

Emociones en la familia


monica-chavessw
Lic. Mónica Chaves

Psico-oncóloga de cuidadores

Varias reacciones emocionales suceden en la familia cuando a uno de sus integrantes se le diagnostica cáncer.

Una de ellas, quizás la más significativa, es la tendencia a la sobreprotección del paciente. Esto es, no darle toda la información o querer mantenerlo alejado de las noticias difíciles. Así se van formando divisiones dentro de la familia. El paciente sabe algunas cosas, el resto sabe otras.

Pongámonos del lado del familiar enfermo. ¿Cómo se sentiría Ud. si nota que los demás saben algo que Ud. no? Lo más frecuente es que la persona crea que está mucho más grave, y por eso no se lo quieren comentar. Así se va formando un circuito que produce aislamiento de unos y otros. El aislamiento es perjudicial para todos. Compartir la información y saber qué siente cada uno es sanador.

Además es mejor tomar decisiones en conjunto, escuchándose y evaluando todas las ideas. Saber no solamente qué piensa sino también qué siente cada uno de los miembros de la familia alivia la soledad y la preocupación. Recalco esto pues dentro de la sobreprotección está el ocultar los sentimientos de preocupación o tristeza. Entonces cada uno tendrá que transitarlas solo. Apoyarse mutuamente hace al crecimiento familiar.

Por el otro lado, es muy importante también que la familia tenga sus momentos de disfrutar, de reír, de compartir salidas y encuentros. Ya sea juntos o cada uno con sus grupos de pertenencia.

En el grupo para familiares y amigos conversamos sobre estos temas y en cómo incorporar estas ideas a la vida familiar.

En la Fundación SALES hace 35 años que luchamos contra el cáncer, con científicos de excelencia y con el Grupo de Autocuidado que da apoyo psico-oncológico gratuito, orientación nutricional, ejercicios físicos, yoga y reiki (inscripciones o más información info@sales.org.ar o 011-4371-9595).

Los cuidados paliativos

Dr. Alberto Cubero
Médico especialista

Los cuidados paliativos son una práctica médica obligatoria. Según la Organización Mundial de la Salud, “aumentan la calidad de vida de los pacientes y de sus familias ante las enfermedades que la amenazan, mediante la valoración y el tratamiento del dolor y de los problemas, físicos, psicosociales y espirituales”.

En Oncología, estos cuidados son muy importantes ya que no demoran ni aceleran la muerte, sino que enaltecen y reafirman la vida. Para ello, se utiliza un equipo de trabajo altamente capacitado de médicos, enfermeras, psicólogos y trabajadores sociales, entre otros.

El hombre aprendió primero a cuidar y luego a curar. Era una conducta social solidaria destinada a las personas heridas o enfermas para las cuales existían pocas medicinas.

A mediados del siglo pasado, estas acciones comenzaron a ser aplicadas en forma científica por la enfermera Cicely Saunders, quien fundó el hospicio “Saint Christopher”, uno de los más importantes del mundo. Luego de su intervención, los cuidados para pacientes con enfermedades avanzadas e incurables constituyeron un nuevo tratamiento médico.

Hoy hay miles de hospicios en los que participan, no sólo el equipo asistencial, sino voluntarios y familias. En este sentido, en 2007, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una ley que regula el funcionamiento de edificios destinados a asistir y contener a las personas cuando la enfermedad no responde a tratamientos curativos.

La mayoría de los hospitales de la Ciudad cuentan con estos servicios. La entidad que nuclea a los especialistas es la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos. También se puede obtener información en la Asociación Argentina de Oncología Clínica.

El doctor Cubero es especialista en oncología clínica, certificado en Cuidados Paliativos Academia Nacional de Medicina), y Coordinador del Capítulo de Cuidados Paliativos de la Asociación Argentina de Oncología Clínica.

Reiki: despertar las posibilidades de auto-sanación natural


alicia-pavansw
Alicia Beatriz Pavan,

Instructora en salud, alimentación y actividad física

El reiki es un método práctico y efectivo que permite despertar las capacidades de auto-sanación natural que posee todo ser viviente, por lo que en el Grupo de Autocuidado da reiki atendemos a las personas para que se apoyen en el trabajo energético y espiritual.

El método reiki trabaja sobre la energía vital que habita en el universo y nosotros. Acompaña eficazmente a la medicina, despertando nuestra capacidad sanadora sobre cualquier enfermedad o tratamiento.

Creador del método Usui Reiki Ryoho para sanar, fue el maestro Mikao Usui (1865-1926), condecorado por el emperador del Japón por la eficaz atención que hizo a los heridos del devastador terremoto de 1923.

Reiki es el gran antídoto contra el stress, ya que equilibra mente, cuerpo y alma.

Desde su aspecto espiritual, el Reiki presenta cinco principios básicos que abarcan todas las etapas de la vida, y tienen por sentido la invitación a la felicidad:

*Sólo por hoy no te enojes
*Sólo por hoy no te preocupes
*Sé agradecido
*Trabaja duro en tí
*Sé amable con los demás

En el paciente oncológico, esa armonización relaja el cuerpo y la mente en toda su extensión, siendo así posible potenciar los efectos de la medicina y reducir los efectos adversos, ya que da vitalidad a los órganos, desintoxicando todos los sistemas, como el digestivo, el circulatorio, y otros.

La nutrición adecuada es esencial para el paciente con cáncer


salvadorfrancosw
Salvador Franco

Profesor en Ciencias Biológicas y Licenciado en Gestión Educativa, especializado en Nutrición

La nutrición adecuada es esencial para el paciente de cáncer, así como juega un importante papel en la prevención de la enfermedad.

Ya a comienzos de la década de 1980 se evaluó que un 35% de las muertes por cáncer en los Estados Unidos pudieron  haberse evitado con una buena alimentación, y estudios posteriores –como el de Walter C. Willett, de Harvard, de 1995-  lo corroboraron.

Por esta razón hemos incorporado Nutrición en el Grupo de Autocuidado de  la Fundación SALES. Y lo llevamos adelante en forma personalizada. Así, desde el primer momento acompañamos a los pacientes desde la escucha, particularmente en relación con su estado nutricional frente a los tratamientos específicos.

Cuando se acercan a nosotros les entregamos apuntes sobre el tema a desarrollar en la charla, y cada uno de ellos se lo lleva para analizarlo y poder socializar con sus familiares y amigos.

Con una sana alimentación, el paciente entrará al  tratamiento con reservas que le ayudarán a preservar sus fuerzas, a evitar que el tejido del cuerpo se rompa facilitando a la vez su reconstrucción, en tanto que fortalecerá sus defensas contra las infecciones.

Las personas adecuadamente alimentadas toleran mejor los efectos secundarios del tratamiento, aún en casos de altas dosis de ciertas terapias. De hecho, funcionan mejor si el paciente se mantiene bien nutrido consumiendo suficientes calorías y proteínas

En principio, ofrecemos a los pacientes los siguientes consejos básicos:

*Consumir frutas y verduras. Las que presentan colores llamativos contienen sustancias naturales que fomentan la salud. En la evaluación, tenemos en cuenta la particularidad del paciente y del tratamiento.
*Tratar de reducir la ingesta de alimentos altos en grasa, especialmente los de origen animal.
*Mantener un peso saludable, así como acostumbrarse a hacer alguna actividad física.
*Limitar la ingesta de alimentos muy salados, ahumados y en escabeche.

En el Grupo de Autocuidado trabajamos con pacientes que se encuentran en diversas etapas del tratamiento.

Tras la cirugía, el cuerpo necesita calorías y proteínas adicionales para la recuperación, precisamente porque éste es el momento en el que muchas personas experimentan dolor y cansancio.

Durante la radioterapia os efectos secundarios comienzan normalmente alrededor de la segunda o tercera semana de tratamiento y son más intensos al cabo de dos terceras partes de la duración del tratamiento. También después de la radioterapia, la mayoría de los efectos secundarios dura de tres a cuatro semanas, y a veces más. Allí la consulta es fundamental, sobre todo si el paciente está teniendo dificultades para comer y ha estado siguiendo un plan de dieta especial para alguna otra condición crónica de salud, como diabetes. Existe mucha experiencia sobre cómo cambiar de mejor forma sus hábitos de la alimentación mientras esté bajo radioterapia.

Los efectos secundarios de la quimioterapia (quimio) varían de acuerdo con el tipo de medicamentos y el método de administración. La mayoría de las personas la reciben de manera ambulatoria, y  su administración puede tomar desde unos cuantos minutos hasta horas. Es por ello que siempre se debe comer con antelación algunos de los alimentos recomendados.

Salvador Franco es Profesor para la enseñanza primaria. Profesor en Ciencias Biológicas- Homologación Ministerio de Educación y Ciencia de  España como licenciado en Biología. Licenciado en Gestión Educativa. Desde 1994 al 2006 a cargo de las cátedras de Nutrición e Higiene Alimentaria en el Instituto Superior Perito Moreno. Desde el 2006  a cargo de cátedras de Anatomía y Fisiología humana y Educación para la salud en escuelas medias de adultos dependientes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Cuencos tibetanos, una calma reparadora

Graciela Del Franco
Dirige prácticas de meditación y armonización sonora

Estamos acostumbrados a los estímulos y exigencias a los que nos somete la vida cotidiana, pero éstos contribuyen  activamente a que tanto nuestra mente como nuestro cuerpo experimenten un estado de desarmonía, alterando nuestro equilibrio. Los estados de desarmonía fácilmente devienen en tensión. Y la tensión, a su vez, nos predispone al dolor y a las emociones que más nos dañan: miedo y enojo.

Son conocidas por demás las consecuencias de mantener estas emociones. Por lo tanto, liberar nuestro cuerpo de tensiones es la forma de evitar sus consecuencias.

La relajación profunda, la meditación y la terapia sonora se conjugan en forma maravillosa para recorrer el camino en busca del equilibrio que hemos perdido con el estrés.

La relajación nos distiende profundamente, la meditación nos conecta con nosotros mismos, y el sonido es una herramienta muy valiosa para alcanzar ese estado de serenidad que nos conduce a la armonía física, mental y espiritual.

Las terapias sonoras son muchas y variadas. Cantar, emitir sonidos armónicos, ejecutar instrumentos, escucharlos, son algunas de ellas.

Entre todas, destacamos la que proporciona el sonido de los cuencos, debido a que sus vibraciones armónicas ingresan en nuestro cuerpo transmitiéndole información de orden y ayudándonos, por consiguiente, a recuperar la serenidad perdida a manos del estrés.

cuencos-1

Pueden ser de metal, de cuarzo o de cristal, de origen tibetano, hindú o japonés, pero los cuencos siempre nos regalan, a poco de escucharlos, sus efectos benéficos: sobreviene una calma reparadora, nos relajamos, arribamos a un estado de equilibrio interior, sentimos que se liberan nuestros bloqueos y tensiones y que se armoniza nuestro ser.

Llegada desde los antiguos monasterios del lejano oriente, es ésta una experiencia que vivimos con nuestra totalidad: cuerpo físico, mente, plano emocional y espíritu.

Los pacientes y sus familiares están invitados a participar con nosotros de estas experiencias en el Grupo de Autocuidado de la Fundación SALES.

Graciela Del Franco es Operadora de Reiki Sistema Usui. Practitioner de Flores de Bach por el centro Bach de Inglaterra. Instructora de Tai Chi Chuan y de Ichuan. Formada en Cuidados Paliativos en el Inst. Pallium Latinoamérica. Dirige prácticas de meditación y armonización sonora.

Actividad física: Cada pequeño esfuerzo multiplica las fuerzas que un paciente necesita


gabrielamartinsw
Gabriela Martín
,
Profesora nacional de educación física

La actividad física bien orientada es un complemento valioso para los pacientes oncológicos, por lo que en el Grupo de Autocuidado le damos especial atención. En nuestras reuniones se realizan diferentes ejercicios –todos fáciles de hacer- y también algunos juegos que ayudan a los pacientes a poder sobrellevar mejor su enfermedad o apuntalarlos en su recuperación.

La actividad física pensada para cada paciente sin dudas mejora las defensas del organismo,  contribuye a su recuperación y puede contribuir notablemente para evitar complicaciones clínicas colaterales.

Cuando se lleva a cabo junto con el tratamiento, puede reducir algunos de los efectos secundarios, como fatiga, depresión, osteoporosis o enfermedad cardiaca. También disminuye los coágulos sanguíneos y la pérdida de masa muscular propia de la inactividad física.

En un orden más general, mejora la motivación personal y la autoestima, incrementa las relaciones sociales y la empatía.

En resumen, con el ejercicio se pueden afrontar las alteraciones físicas y psíquicas asociadas a la enfermedad y a su tratamiento y alcanzar un estado emocional positivo.

Nuestros ejercicios están diseñados para que sean de fácil y agradable cumplimiento, y se adecuen a la situación del paciente.

Hace ya un tiempo se acercó al grupo una señora que estaba en pleno tratamiento, pero pude observar que no participaba. Cuando la invité a participar sintió que no podía, que no iba a poder hacer nada porque se sentía muy cansada y dolorida. Comenzamos a caminar lentamente hablando sobre su situación, sus sentimientos a partir de la enfermedad, sus preocupaciones. De pronto comprendió que estaba más relajada, que al caminar se estaba ejercitando…  luego, con naturalidad, nos sentamos en la ronda para comenzar hacer los ejercicios y de a poco fue trabajando su cuerpo a su ritmo, y dentro de sus posibilidades.

Ejercitarse es hacer trabajar el cuerpo, cada cual dentro de su propio ritmo y posibilidades, y desde nuestra experiencia podemos asegurar que cada pequeño esfuerzo multiplica las fuerzas que un paciente necesita para afrontar la enfermedad.

Gabriela Martín es Profesora nacional de educación física recibida en el Instituto Dr. Enrique Romero Brest en 1999. Experiencia laboral: Natatorio Full Time. Centro Psicoasistencial Espacios. Clínica Ser Hospital de Dia. Geriátrico Raylen. Instituto Geriátrico La Misión. Centro Caballito: centro educativo terapéutico. Centro de la Mujer. Vía tiempo libre. Hidroterapia. Dinad (centro de día). Escuela Nº 8 D.E. 19. Escuela Infantil Nº 4. Plan de natación del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Gimnasia relax y masaje: el cuerpo como totalidad

María Cecilia Ardoy,
Profesora Nacional de Educación Física. Lic. en Actividades Físicas y Deporte, Orientación en Salud (UFLO)

Las actividades de gimnasia relax que ofrecemos en el Grupo de Autocuidado de la Fundación SALES intenta una armonización del cuerpo como totalidad. Se  trabaja para alcanzar un centro o eje que esté alineado en relación con una mente abierta y receptiva, y disfrutar la emoción que acompaña.

Los beneficios de esta actividad consisten en un mayor conocimiento del propio cuerpo, de su totalidad y las posibilidades de cada una de sus partes; alcanzar una musculatura sin tensiones ni rigideces, articulaciones que adquieran una mayor movilidad, una respiración libre, acorde a los movimientos realizados.

Cuando el cuerpo está relajado, aumenta el rendimiento físico e intelectual, permitiéndonos ser más efectivos en nuestras tareas diarias y con mayores defensas ante la enfermedad: baja el ritmo cardiaco y, por lo tanto, se disfruta el mejor estado de la presión arterial e incluso del sistema gastrointestinal.

Se alcanza una sensación de totalidad corpórea, que desarrolla las “potencialidades” de nuestro organismo.

Esta clase finaliza con la vivencia de diferentes técnicas de masaje: auto masaje, masaje entre dos personas (una lo ofrece y la otra lo recibe), masajes grupales, siempre orientados a la relajación muscular de la zona trabajada; además es una actividad sumamente placentera que invita a relacionarse con las otras personas del grupo.

La clase es acompañada con música acorde.

María Cecilia Ardoy es profesora Nacional de Educación Física (INEF “Romero Brest”), Lic. en Actividades Físicas y Deporte, Orientación en Salud (UFLO), Curso de Especialización en Educación Física y Discapacidad Visual (UFRJ, Río de Janeiro- Brasil), Curso de Masaje Manual Profundo (IDIP), Curso de Digitopuntura (IDIP) y Curso de Reiki (Escuela Reiki Forest)     

El yoga, una milenaria sabiduría

Profesor Héctor Ángel López Quina
Instructor Nacional de Yoga y Meditación, discípulo Directo de Mataji Indra Devi

El Yoga no es una simple gimnasia que se propone generar efectos benéficos de carácter meramente neuromuscular: es un “método energético holístico” es decir “íntegro” donde los elementos físicos no se separan de los espirituales.

Por sus alcances, el yoga atrajo la atención de uno de los fundadores del psicoanálisis, el psiquiatra C.G. Jung, quien aseveró que “Las numerosas prácticas del Yoga correspondientes al cuerpo constituyen una higiene fisiológica superior a los habituales ejercicios de gimnasia, tanto más en cuanto no son simplemente mecánicos o científicos, sino filosóficos y activan las distintas partes del cuerpo asociándolas al espíritu en su integridad”. 

Una gran maestra de yoga, Mataji Indra Devi, que nació en Rusia y enseñó en China, la India y en nuestro país, murió en Buenos Aires a los 102 años. Conoció a Gandhi y a Tagore, y fue maestra, entre otros, de Rita Hayworth, Greta Garbo Y Yul Brynner.

En el Grupo hemos incluido la práctica del yoga – con determinadas posturas y modos de respiración y relajación – por sus efectos benéficos, al ofrecer más oxigenación de la sangre, mayor eliminación de toxinas, intensa irrigación sanguínea a órganos y tejidos, y más estimulación de las glándulas excretoras y secretoras.

El yoga refuerza el estado de armonía y equilibrio, lo que facilita el desenvolvimiento de todas las funciones vitales de los órganos internos y estimula armónicamente las actividades fisiológicas, facilitando –entre otros- el desarrollo de la fuerza de voluntad, autocontrol, memoria, capacidad de reflexión y concentración. Su práctica proporciona serenidad, confianza, optimismo y paz interior.

Héctor Ángel López Quin fue discípulo de Indra Devi, y durante 16 años (1988-2003) trabajó como profesor de Hatha Yoga y Meditación en la fundación que ella dirigía. Desde 2011 desarrolla su actividad con pacientes y familiares del Grupo de Autocuidado en Cáncer de la Fundación SALES.

Testimonios

Salomón Libertchuk, primer paciente del Grupo: la palabra “cáncer” ya no es, para mí, sinónimo de muerte 
Sandra Goldin, una nadadora con cáncer
Claudia Mujica: desde Estados Unidos me aconsejaron tratarme con la vacuna argentina 


Salomón Libertchuk (*): la palabra “cáncer” ya no es, para mí, sinónimo de muerte

En 1995 me diagnosticaron cáncer de próstata y ese mismo año ingresé al Grupo de Autocuidado.

Cuando supe que tenía cáncer lo primero que dije fue ¿por qué a mí, si no tomo ni fumo? Caminando por la calle Rivadavia, aturdido, miraba cómo la gente se reía, iba apurada y, por la desesperación que tenía, entré en una iglesia anglicana. Era de noche pero estaba abierta. Ingresé y salí más loco de lo que estaba, porque había una música muy fuerte y yo necesitaba alguien que me escuchara, que me entendiera.

Cuando fui al Grupo de la Fundación SALES todo fue diferente. Era numeroso y las reuniones las conducía la psico-oncóloga Lic. Susana Blum. En la primera reunión había personas riéndose y otras que lloraban. Me dije a mí mismo ¿dónde me metí? pero luego me tranquilicé y decidí continuar.

Nos reuníamos todos los sábados y yo no faltaba nunca. Mis hijos me acompañaban y participaban de otro grupo que, conducido por la psico-oncóloga Lic. Mónica Chaves, apoya a familiares o cuidadores de los pacientes.

El Grupo me enseñó a entender y a aceptar la enfermedad. Encontré gente de distintos niveles. Había abogados, contadores, maestras, y otros como yo que no eran profesionales. Todos aportaban sus experiencias y anécdotas, cómo manejar los problemas personales, la convivencia, etcétera.

Los encuentros en la Fundación SALES fueron lo más importante que me pudo ocurrir, pues el Grupo te enseña a superar la enfermedad o a convivir con ella durante el tratamiento. Aprendí a aceptar la realidad y que la palabra “cáncer” ya no es, para mí, sinónimo de muerte.

Cuando comencé a ir al Grupo no podía decir “cáncer”; decía “tengo eso”. Antes se solía decir que tenías “la papa”. Así comencé a aceptar la realidad y fue más fácil sobrellevarla.

 De hecho, por contar lo que tenía, perdí muchos clientes en el taller. Hace muchos años, hablando con una persona le comenté que tenía cáncer y se alejó de mi como si lo fuera a contagiar. Había temor de pronunciar la palabra.

Yo recomiendo participar del Grupo de Autocuidado, porque la única forma de solucionar el problema es curándote psicológicamente.  Si no es así, nada te sirve. Podés mejorar con la medicina pero si trabajás con la mente mejorás un 80% o 100 %. Participar en el Grupo te va preparando mentalmente. Estuve 8 años con controles médicos y ahora estoy bárbaro.

En el Grupo aprendés a tener calidad de vida, te dan un lugar confortable para reunirte, hay buenos profesionales y todo es gratis. Un nutricionista te enseña a alimentarte, un oncólogo despeja tus dudas, hacés actividad física con una profesora, la gente cuenta sus problemas, todos opinan y todos nos escuchamos, hay reglas de juego claras. En síntesis, en SALES tu opinión vale, sos protagonista.

También asisto a los almuerzos que organiza SALES en un restaurante del barrio Las Cañitas, donde participan pacientes, científicos y otros profesionales. Además el Grupo festeja los cumpleaños y hace un brindis de fin de año. La pasamos muy bien.

Desde que asisto al Grupo utilizo mucho la mente, porque es la única forma de salvarse. No somos dueños de la tierra, somos aves de paso… y quiero ser un ave de 100 años, si es posible.

 (*) Salomón Libertchuk fue el primer paciente que ingresó al Grupo de Autocuidado en Cáncer de la Fundación SALES. Vvive en Floresta donde trabajó como chapista durante muchos años. Tiene dos hijos, Sonia y Sergio, y 8 nietos.


Sandra Goldin, una nadadora con cáncer

A los 5 años comencé a practicar natación. A los 6, federada, competía en diversos torneos. En mi adolescencia abandoné la natación. Desde entonces muchas cosas pasaron en mi vida: me casé, tuve dos hijas, me recibí de traductora de inglés y hebreo, viví muchos años en Israel y regresé a la Argentina. En 2006, durante un chequeo anual me diagnosticaron cáncer de mama. Fui operada para extirparme el tumor. Presentía que el diagnóstico sería malo y no me sorprendió cuando me lo dijeron. Me dieron quimio, radioterapia y una droga preventiva. Sobrellevé el tratamiento. No la pasé bien con la quimio.

Un día recibí un mail de mi primer entrenador de natación: Eduardo Lisogorsky. Se iban a realizar los Juegos Macabeos y nos invitaba a los que habíamos dejado de competir hacía años. Después de evaluarlo pensé que sería lo mejor para mí. Empecé a entrenar, de a poco, con los controles del caso. Participé de los Juegos Macabeos Panamericanos en Diciembre 2007, diez días después de una punción de médula, pues sufro de leucopenia y chemobrain (cambios en la memoria y capacidad para realizar ciertas tareas mentales), ambos efectos colaterales de la quimio. Me alegraba el hecho de haber llegado hasta allí, si bien no tenía grandes expectativas. Sin embargo obtuve una Medalla de Bronce.

Desde ese momento continué el entrenamiento y hoy estoy federada nuevamente. Participé de varias competencias, entre ellas el Campeonato Sudamericano de Natación Master, en Perú, donde gané una Medalla de Plata.

Todavía es un esfuerzo tremendo seguir entrenando; nado 4 kilómetros al menos tres veces por semana y hago complemento de pesas para reforzar los músculos.

Cuanto más deporte practico, más fuerte me siento; y cuanto más fuerte me siento, más alejo el fantasma de la muerte que sigue presente. Hago terapia, pero el deporte me da la energía para enfrentar los escollos, pues me fortalece física y emocionalmente. El apoyo de mi familia es fundamental. Lo último que hubiera hecho es bajar los brazos.

Mi mayor sueño es participar de los próximos Juegos Macabeos internacionales, en Israel. La Fundación SALES me ayuda con el viaje. Fue el mejor regalo que pude recibir. Tengo 50 años. Lo último que haría es bajar los brazos.

No necesito primeros puestos ni medallas, me siento campeona sólo por entrenar, estar en la piscina, mirar el cielo y sentir que pude sobrevivir al cáncer. (*)

(*) Sandra Goldin obtuvo en 2009 la medalla de bronce en los Juegos Macabeos, en Israel.


Claudia Mujica: desde Estados Unidos me aconsejaron tratarme con la vacuna argentina

Tenía más de 100 lunares, el 90% premalignos, cuando inicié el tratamiento post cirugía con la vacuna terapéutica contra el melanoma. Desde 1998 estoy libre de la enfermedad.

En 1993 me diagnosticaron melanoma. Hasta 1997 mi oncólogo determinó que debía extirparme la mayor cantidad de lunares. En 1998 tuve metástasis de pulmón. Tomé la decisión de operarme aunque el panorama era muy sombrío. Nunca me planteé el interrogante de ¿por qué a mi?, pero me pregunté ¿cómo salgo de ésta? Porque de algo estaba segura: yo no me iba a morir.

Empecé la búsqueda de la mejor terapia. Había visto por Internet que algunos países realizaban investigaciones con vacunas. Nadie sabía decirme exactamente de qué se trataba. Una interconsulta en el MD Anderson Cancer Center, en los Estados Unidos, despejó el camino: ponerme en contacto con el doctor José Mordoh e ingresar a su programa de vacunas. ¿Adónde? Acá, en la Argentina. El doctor Mordoh busca combatir la enfermedad con inmunoterapia, por caminos naturales, no invasivos, despertando nuestras defensas.

Al mes de operada tenía mi primera consulta con el doctor Mordoh, que me incorporó a su primer programa. En aquel entonces el tratamiento tenía una quimioterapia preparatoria, previa a la aplicación de las vacunas. No perdí el cabello, no tuve náuseas ni vómitos y religiosamente iba a buscar a mi hija al colegio el mismo día del tratamiento.

Con el avance de las investigaciones, el doctor Mordoh me explicó que ya no precisaba la quimio; sólo la vacuna. A 18 años de su primera aplicación, estoy libre de enfermedad.

El cáncer no es sólo una enfermedad. Trae problemas económicos, cambios laborales y familiares, etcétera. Aquí apareció en mi vida la Fundación SALES, que sostiene las investigaciones del doctor Mordoh, que incluyen los gastos de atención médica a los pacientes que se vacunan, además de ofrecerles también gratuitamente apoyo emocional y psicológico.

Quiero hacer un llamado para que la vacuna se logre lo más pronto posible. Estamos más cerca de lo que pensamos de la vacuna definitiva. Hay que continuar uniendo fuerzas. Personalmente seguiré colaborando para que las investigaciones prosigan.

Gracias a todos por mi vida. Gracias por no permitir que mi hija se quedara sin su mamá.

Claudia Mujica